¿Nuevo estándar de oro por caos en Wall Street?

25-09-2008 Diario

Alcistas del oro se reivindican. Los creyentes en el oro, ridiculizados por los inversores convencionales debido a su postura alcista inquebrantable al margen de cuales sean las condiciones del mercado, se sienten reivindicados por la actual turbulencia de Wall Street. Conmocionada por la peor crisis financiera desde la Gran Depresión, la gente, con temores por sus depósitos bancarios y cuentas en los mercados monetarios se ha precipitado a comprar joyas y monedas de oro.

El avance del precio del oro por encima de los 1.000 dólares la onza en marzo fue un momento de “te lo dije” por un grupo importante de defensa del metal, el Gold Anti-Trust Action Committee (GATA).

Los inversores convencionales consideran a GATA como un grupo de teorías conspirativas, con muy pocas evidencias para respaldar su argumento de que los gobiernos, bancos centrales y bancos comerciales han operado en secreto conjuntamente para mantener bajo al precio del oro.

Aunque el oro cotiza por debajo de su récord, a ligeramente menos de 900 dólares por onza, el presidente de GATA, Bill Murphy, predijo esta semana que la propuesta de rescate del sector financiero por 700.000 millones de dólares por parte del Gobierno de Estados Unidos proporcionará un impulso asombroso al oro porque alimentará la inflación y afectará la confianza en los mercados estadounidenses.

“La gente, desde el estadounidense medio hasta los fondos de riqueza soberana, va a agolparse en los minúsculos mercados de oro y plata”, afirmó Murphy, quien sostuvo que el metal dorado necesitaba trepar a entre 3.000 y 5.000 dólares la onza para el equilibrio del mercado.

Aún cuando el oro estaba en su mínimo post-flotación de 251,70 dólares la onza en 1999, GATA continuaba afirmando que el metal dorado sobrepasaría su máximo de 1980 de más de 800 dólares.

El miércoles pasado, el oro registró su mayor salto de precio de una jornada de la historia debido a que los inversores abandonaron los dólares, las acciones y los papeles del Gobierno por un refugio seguro confiable.

El miércoles, el oro al contado cotizó a 888,15 dólares por onza. Ha escalado un 18% desde que el 11 de septiembre tocó un mínimo de 11 meses de 754,70 dólares.

Mientras que el petróleo marcó este año un récord ajustado por inflación y también en términos nominales de cerca de 150 dólares por barril, el oro se ubica lejos de un máximo ajustado por inflación, que los analistas de GFMS han ubicado en 2.079 dólares por onza.

ACAPARAMIENTO

Los operadores del metal alrededor del mundo informaron que la compra de oro físico ha trepado, particularmente en India, el mayor consumidor, en Oriente Medio, con la proximidad de los festivales hindúes y musulmanes.

El Consejo Mundial del Oro, que está patrocinado por la industria, reportó fuertes ventas de monedas de oro y barras pequeñas en el mercado estadounidense, particularmente por parte de pequeños inversores minoristas.

Por otra parte, Eric Harris, co-propietario de la joyería de sede en Nueva York Niletti Creations, indicó que ha visto a clientes vender en vez de comprar oro para redituar del precio elevado.

“Muchos de mis clientes que han estado acaparando su oro están vendiéndolo porque ahora es un buen momento para vender chatarra de oro”, dijo Harris.

Donald Doyle, presidente ejecutivo de Blanchard & Co señaló que las ventas de la mayor firma minorista de monedas raras de Estados Unidos se habían triplicado en las dos últimas semanas.

“Nuestro negocio ha estado más activo que nunca antes en la historia de la compañía. La gente siente que si ni siquiera puede confiar en los fondos del mercado monetario para tener una seguridad absoluta, desean tener algo aún más seguro que eso”, agregó Doyle.

En agosto, una escasez de las populares monedas de oro American Eagle, obligó a la Casa de la Moneda de Estados Unidos a suspender temporalmente sus ventas.

Las tenencias de SPDR Gold Trust, el fondo de oro negociado en bolsa más grande, se han incrementado en más de 100 toneladas a un récord de 724,94 toneladas desde que Lehman Brothers solicitó protección contra la bancarrota y desde que la adquisición de Merrill Lynch por el Bank of America fuera anunciada el 15 de septiembre.

¿NUEVO ESTANDAR DE ORO?

Peter Schiff, estratega global en jefe de Euro Pacific Capital, que ha promocionado por mucho tiempo al oro como una inversión alternativa, dijo que el plan de salvataje del Gobierno de Estados Unidos podría fracasar.

“Va a incentivar una enorme ronda de inflación, y tal vez finalmente el mundo va a cuestionar por qué el dólar es la moneda de reserva”, agregó.

Schiff, quien pronostica que el oro subirá a 2.000 dólares el año próximo, afirmó que cree que el mundo debería regresar en última instancia al estándar de oro, bajo el cual los bancos centrales atan el valor de su divisa al del metal.

La mayoría de los países desarrollados abandonó el estándar de oro antes del final de la Segunda Guerra Mundial. El dólar no ha sido convertible al oro desde 1971.

Philip Gotthelf, editor de Commodex System y del Commodity Futures Forecast Service, dijo que el verdadero temor del mercado era que el dólar valiera mucho menos si el Gobierno estadounidense decide imprimir para salir del embrollo.

“Preferiría estar varado con un activo duro que siempre tendrá algo de valor intrínseco que correr el riesgo si el Gobierno se vuelve loco”, añadió Gotthelf.

25-09-2008 Reuters

imprimir Imprimir o ¡Twittear! o ¡Compartir en Facebook! o ¡Menéalo!

Más artículos sobre el oro